José Maria Heredia entre Cuba y el suroeste de Francia

José María de Heredia en Nouvelle-Aquitaine.

Itinerario de viajes en tierras de Francia.

por  Maykel Sánchez Peralta – Master 1 Etudes hispanique et hipano-americaines. Université Bordeaux Montaigne

El gran poeta parnasiano José María de Heredia nació en Cuba, en la finca La Fortuna el 22 de noviembre de 1842 pero emigró a Francia en 1851, a los nueve años. Sus padres muy preocupados por su educación lo enviaron con su amigo M. Nicolás Fauvelle para que cursara estudios y aunque se instaló en Senlis mantuvo una estrecha relación con la región de Nouvelle-Aquitaine, lugar a donde emigraría gran parte de su familia. La madre del poeta, doña Louise Girard, había nacido en Santiago de Cuba, hija de colonos franceses que llegaron a la isla luego de la rebelión de esclavos en Haití y su padre don Domingo de Heredia era descendiente de una de las familias españolas más importantes de todas cuantas incursionaron en el nuevo mundo desde los tiempos de la colonización y la conquista.

Durante sus años de estudio el joven Heredia visitó en varias ocasiones a sus familiares en el Béarn, fundamentalmente en Pau y Arthez-des-Béarn, lugares de residencia de sus tías maternas: Sophie Euphemie Girard nacida en Nueva Orleans, quien se había casado en Cuba con Jean Joseph Dufourcq natural de Nantes y doña Helmina Girard quien también había nacido en Nueva Orleans y se había casado con Eugène de Ribeaux, nacido en Pau. Tanto Dufourcq como Ribeaux se habían dedicado al cultivo del café en Cuba y habían hecho fortuna para posteriormente regresar e instalarse definitivamente en Francia.

Terminados sus estudios el joven Heredia parte hacia Cuba donde pretende ingresar en la Universidad de La Habana para estudiar derecho pero problemas burocráticos con su título de bachiller le impiden inscribirse por lo que decide regresar a Francia esta vez en compañía de su madre, quien posteriormente se instala en Saint-George-de-Oléron en el departamento de Charente-Maritime junto a su hija y hermana del poeta Leocadia de Heredia.

 Desde 1861 hasta su muerte en 1905 José María realizó innumerables viajes para visitar a su familia en la actual Nouvelle-Aquitaine, como por ejemplo a sus primas Marie Dufourcq y su esposo Auguste Durand en el château Bougarber cerca de Pau y Mathilde de Ribeaux quien se había casado con Leon de la Terrade y vivía en el departamento de Gers en el Château de Lasserade además de las visitas a sus tíos. En 1862 realizó una estancia breve en Arcachon, lugar que se convertiría posteriormente en un destino de predilección y de residencia de la familia Heredia durante las primeras décadas del siglo XX. En la actualidad esta ciudad posee tres calles con nombres de los miembros de la familia. Se trata de la Allée José María de Heredia, la Rue Gérard d’Houville, seudónimo de Marie de Heredia, su hija y la Rue Henri de Régnier su yerno. También visitaba a su primo Edouard-Jacques de Ribeaux quien había nacido en Santiago de Cuba y llegó a ser fiscal adjunto de la ciudad de Dax y posteriormente fiscal de la ciudad de Bayona. Al poeta también le gustaba visitar el país vasco para pasar sus vacaciones especialmente en la ciudad de Biarritz. Muchas de estas visitas y estancias las hemos podido corroborar a través de su correspondencia, abundantemente conservada.

 José María de Heredia realizó una obra poética notable dentro del grupo de los parnasianos que se sintetiza en su libro Trofeos, también realizó importantes trabajos de traducción y fue elegido para la Academia francesa de la lengua, además ocupó el puesto de director de la biblioteca Arsenal de París, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en 1905, en el Château de Bourdonné, aquejado de una penosa enfermedad. En reconocimiento a la labor de su vida fue condecorado con el grado de Oficial de la legión de honor y sus restos descansan en el cementerio de Ruán. En su tumba puede leerse el siguiente epitafio:

« Mon âme vagabonde à travers le feuillage frémira »

 Véase también sobre   Gertrudis Gómez de Avellaneda