Gratien Daguerre, tanneur richissime à Cuba

Biographie rédigée par Beñat Çuburu-Ithorotz

La tannerie de Gibara

Gibara est une ville côtière de la province de Holguín, dans l’ancienne province d’Oriente. Elle a été fondée en 1817 et son port a été utilisé pour exporter le café et le sucre de la région jusqu’à la fin du xixe siècle. La ligne de chemin de fer entre Holguín et Gibara, ouverte en 1893, est devenue la principale voie commerciale de la région orientale de Cuba et la tannerie de Gibara a exporté une partie de sa production par ce mode de transport.

Des actes notariés de Gibara attestent de la présence d’une tannerie en 1861 ainsi que de trois fabriques de chaussures. Le recensement de 1864 le confirme avec la présence de deux Français et d’une tannerie « con tres curtidores y 328 cueros ». Nous pensons que ces deux Français sont Carlos Guitay et Ignacio Choribit. Les archives notariales de la ville contiennent un document dans lequel les deux hommes et un troisième, José Clemente Leal, originaire de Holguín, déclarent que « … tienen formada una tenería que tienen establecida los dos primeros en esta población y en los confines de la calle de la Marina… ». Continuer la lecture de « Gratien Daguerre, tanneur richissime à Cuba »

Gertrudis Gomez de Avellaneda

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/c8/FEDERICO_DE_MADRAZO_-Gertrudis_G%C3%B3mez_de_Avellaneda_%28Museo_L%C3%A1zaro_Galdiano%2C_1857%29.jpgGertrudis Gómez de Avellaneda en “Nouvelle-Aquitaine”. Itinerarios de viajes en tierras de Francia.

Autor: Maykel Sánchez Peralta – Master 1 Etudes hispanique et hipano-americaines. Université Bordeaux Montaigne

Gertrudis Gómez de Avellaneda tiene una historia mucho más breve con la región pero de una gran importancia ya que vivió en la ciudad de Bordeaux, unos acontecimientos trágicos que marcaron su existencia.

 Sobre la vida de la Avellaneda durante sus primeros años se sabe muy poco. La principal fuente de información proviene de unas autobiografías que escribió y de trabajos realizados posteriormente por algunos autores que aportan datos y acontecimientos de difícil verificación. Sin embargo, se conoce que nació en Santa María de Puerto Príncipe, en Cuba el 23 de marzo de 1814 y que emigró a Europa en 1836 junto a su familia precisamente por la ciudad de Burdeos, donde realizó una estancia corta para luego continuar viaje hacia España.

A pesar de tener una gran fortuna  y de haber logrado un inmenso reconocimiento en el medio intelectual de la época como escritora y dramaturga fundamentalmente, la vida de Gertrudis estuvo marcada por acontecimientos trágicos desde su juventud. Su padre había fallecido cuando apenas era una niña y sus relaciones con su padrastro no eran buenas. Tuvo una vida amorosa bastante complicada ya que vivió idilios irrealizables, enviudó en dos ocasiones y tuvo una hija que murió muy pequeña.

 Precisamente el episodio que la relaciona con la ciudad de Burdeos es uno de estos tristes acontecimientos que formaron parte de su vida. En 1846 Gertrudis se casa con Pedro Sabatier, un joven político español que ocupaba el cargo de Gobernador Civil de Madrid a quien todo el mundo auguraba una gran carrera pero, el señor Sabatier sufría una enfermedad grave, probablemente un cáncer de laringe por lo que luego del matrimonio decide partir hacia París junto a su esposa y el padre Nicasio Gallegos, gran poeta y amigo de Gertrudis, miembro de la Real Academia de la lengua y quien además había oficiado la ceremonia, para operarse con el famoso médico Trousseau. De regreso de París y viendo que el estado de Sabatier se deterioraba aceleradamente deciden hacer una escala en Burdeos donde en la noche del 1 de agosto finalmente fallece. Posteriormente a estos acontecimientos, la Avellaneda decide quedarse en la región un tiempo y se refugia en el convento La Solitude en Martillac hasta mediados de septiembre cuando regresa a Madrid.

 Durante nuestra investigación hemos podido establecer  la cronología de estos hechos gracias a la prensa española de la época que reflejó tanto el matrimonio como la partida hacia París, una estancia en Bayona durante el viaje de ida, la noticia del fallecimiento del señor Sabatier y el regreso de la Avellaneda a Madrid.

 Gertrudis Gómez de Avellaneda fue una de las escritoras en lengua castellana más importantes del siglo XIX. Incursionó en la poesía,  en la novela, notablemente con Sab, reconocida como la primera novela antiesclavista y con sus obras de teatro que constituían éxitos totales de puesta en escena y aceptación del público. Recibió el homenaje y el reconocimiento de la intelectualidad cubana de la época en su tierra natal, donde fue considerada como poetisa nacional y en España también recibió innumerables reconocimientos aunque creemos oportuno señalar que su petición para ingresar en la Real Academia de la Lengua Española no fue aceptada, a pesar de sus méritos incontestables, debido a su condición de mujer.

 La relación de Gertrudis Gomez de Avellaneda como la de José Maria Heredia, estos dos grandes autores nacidos en Cuba con la región de Nouvelle-Aquitaine, constituye solo un ejemplo de la trayectoria de esos casos de personajes notables que ilustran la inmigración y el intercambio que en ambas direcciones se produjeron como parte del flujo migratorio entre la región y los países de América. Las posibilidades de estudio son indudablemente significativas ya que sobre este tema queda todavía mucho por decir.

Bibliografía

  • Cotarelo Mori, Don Emilio, La Avellaneda y sus obras: Ensayo biográfico y crítico, Tipografía de Archivos, Madrid, 1930.
  • Darricau, Raymond et Peyrus, Bernard, Le père Noailles et l’association de la Sainte Famille. Histoire d’un Charisme.
  • Gómez de Avellaneda, Gertrudis, Autobriografía y otras páginas, Biblioteca clásica de la Real Academia española, Volumen 94, Edición, estudio y notas de Angeles Ezama, Madrid, 2015.
  • Gómez de Avellaneda, Getrudis. Prólogo de Cruz De Fuentes, Lorenzo, La Avellaneda,. (Autobiografía y cartas) Imprenta Helénica, Madrid, 1914.
  • Piñeyro, Enrique, Artículo: Gertrudis Gómez de Avellaneda, Bulletin hispanique, 1904, pp.143-156.
  • Sœurs de la Sainte Famille, Lettres du Serviteur de Dieu Pierre-Bienvenu Noailles, fondateur de l’Association de la Sainte-Famille de Bordeaux, 1846-1860, 4 volumes, Rome, 1979.

 

José Maria Heredia entre Cuba y el suroeste de Francia

José María de Heredia en Nouvelle-Aquitaine.

Itinerario de viajes en tierras de Francia.

por  Maykel Sánchez Peralta – Master 1 Etudes hispanique et hipano-americaines. Université Bordeaux Montaigne

El gran poeta parnasiano José María de Heredia nació en Cuba, en la finca La Fortuna el 22 de noviembre de 1842 pero emigró a Francia en 1851, a los nueve años. Sus padres muy preocupados por su educación lo enviaron con su amigo M. Nicolás Fauvelle para que cursara estudios y aunque se instaló en Senlis mantuvo una estrecha relación con la región de Nouvelle-Aquitaine, lugar a donde emigraría gran parte de su familia. La madre del poeta, doña Louise Girard, había nacido en Santiago de Cuba, hija de colonos franceses que llegaron a la isla luego de la rebelión de esclavos en Haití y su padre don Domingo de Heredia era descendiente de una de las familias españolas más importantes de todas cuantas incursionaron en el nuevo mundo desde los tiempos de la colonización y la conquista.

Durante sus años de estudio el joven Heredia visitó en varias ocasiones a sus familiares en el Béarn, fundamentalmente en Pau y Arthez-des-Béarn, lugares de residencia de sus tías maternas: Sophie Euphemie Girard nacida en Nueva Orleans, quien se había casado en Cuba con Jean Joseph Dufourcq natural de Nantes y doña Helmina Girard quien también había nacido en Nueva Orleans y se había casado con Eugène de Ribeaux, nacido en Pau. Tanto Dufourcq como Ribeaux se habían dedicado al cultivo del café en Cuba y habían hecho fortuna para posteriormente regresar e instalarse definitivamente en Francia.

Terminados sus estudios el joven Heredia parte hacia Cuba donde pretende ingresar en la Universidad de La Habana para estudiar derecho pero problemas burocráticos con su título de bachiller le impiden inscribirse por lo que decide regresar a Francia esta vez en compañía de su madre, quien posteriormente se instala en Saint-George-de-Oléron en el departamento de Charente-Maritime junto a su hija y hermana del poeta Leocadia de Heredia.

 Desde 1861 hasta su muerte en 1905 José María realizó innumerables viajes para visitar a su familia en la actual Nouvelle-Aquitaine, como por ejemplo a sus primas Marie Dufourcq y su esposo Auguste Durand en el château Bougarber cerca de Pau y Mathilde de Ribeaux quien se había casado con Leon de la Terrade y vivía en el departamento de Gers en el Château de Lasserade además de las visitas a sus tíos. En 1862 realizó una estancia breve en Arcachon, lugar que se convertiría posteriormente en un destino de predilección y de residencia de la familia Heredia durante las primeras décadas del siglo XX. En la actualidad esta ciudad posee tres calles con nombres de los miembros de la familia. Se trata de la Allée José María de Heredia, la Rue Gérard d’Houville, seudónimo de Marie de Heredia, su hija y la Rue Henri de Régnier su yerno. También visitaba a su primo Edouard-Jacques de Ribeaux quien había nacido en Santiago de Cuba y llegó a ser fiscal adjunto de la ciudad de Dax y posteriormente fiscal de la ciudad de Bayona. Al poeta también le gustaba visitar el país vasco para pasar sus vacaciones especialmente en la ciudad de Biarritz. Muchas de estas visitas y estancias las hemos podido corroborar a través de su correspondencia, abundantemente conservada.

 José María de Heredia realizó una obra poética notable dentro del grupo de los parnasianos que se sintetiza en su libro Trofeos, también realizó importantes trabajos de traducción y fue elegido para la Academia francesa de la lengua, además ocupó el puesto de director de la biblioteca Arsenal de París, cargo que desempeñó hasta su fallecimiento en 1905, en el Château de Bourdonné, aquejado de una penosa enfermedad. En reconocimiento a la labor de su vida fue condecorado con el grado de Oficial de la legión de honor y sus restos descansan en el cementerio de Ruán. En su tumba puede leerse el siguiente epitafio:

« Mon âme vagabonde à travers le feuillage frémira »

 Véase también sobre   Gertrudis Gómez de Avellaneda

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search